.

.
HACER CLICK PARA ENTRAR

+

+

.

.
HACER CLICK PARA VOLVER AL SANTORAL






27 de Julio
San Pantaleón
mártir
 †:305



"Patrono de médicos, enfermeras, parteras,
protector de los animales domésticos"
"contra los dolores de cabeza, agotamiento, soledad 
y las enfermedades de los animales"



Nació en Nicomedia, hoy llamada Ízmit, en la actual Turquía,en el seno de una familia rica y noble.
En aquel tiempo Nicomedia era capital del reino de Bitinia, y una de las principales ciudades del Imperio Romano en Oriente.
Hijo de una mujer muy devota y de un padre pagano, San Pantaleón fue bendecido con el don de la curación, y con el tiempo aprendió y ejerció la profesión médica.

Un sacerdote de nombre Hermolaos lo bautizó. Y cuenta la leyenda que al ir acompañando a su padre, San Pantaleón, por gracia de Cristo, le devolvió la vista a un ciego. Esto hizo que su progenitor se convirtiera también al cristianismo.
Su reputación como médico se extendió tanto que llegó a oídos del emperador Maximiano Galerio, quien lo nombró su médico de cabecera. No obstante su impecable desempeño, San Pantaleón fue denunciado como cristiano, y siguió la suerte de tantos mártires de los inicios del cristianismo. En el año 303, empezó la persecución de Diocleciano en Nikomedia. Pantaleón regaló todo lo que tenía a los pobres. Algunos médicos por envidia, lo delataron a las autoridades. Fue arrestado junto con Hermolaos y otros dos cristianos. El emperador, que quería salvarlo en secreto, le dijo que apostatara, pero Pantaleón se negó e inmediatamente curó milagrosamente a un paralítico para demostrar la verdad de la fe. Los cuatro fueron condenados a ser decapitados. San Pantaleón murió mártir a la edad de 29 años el 27 de julio del 304.
Trataron de matarle de seis maneras diferentes; con fuego, con plomo fundido, ahogándole, tirándole a las fieras, torturándole en la rueda y atravesándole una espada. Con la ayuda del Señor, Pantaleón salió ileso. Luego permitió libremente que lo decapitaran y de sus venas salió leche en vez de sangre y el árbol de olivo donde ocurrió el hecho floreció al instante.
Una porción de su sangre se reserva en una ampolla en el altar mayor del Real Monasterio de la Encarnación en Madrid de los Austrias, junto a la Plaza de Oriente, Madrid, España. La sangre, en estado sólido durante todo el año, se licuefacciona, como la sangre de San Jenaro, sin intervención humana. Esto ocurre en la víspera del aniversario de su martirio, o sea, cada 26 de julio. Así ha ocurrido cada año hasta la fecha.