.

.

.

.
HACER CLICK PARA ENTRAR

.

.
HACER CLICK PARA VOLVER AL SANTORAL

5 de Diciembre
San Sabas
abad
439 - 532



Nació en Mutalasca, cerca de Cesárea de Capadocia, la actual Kayseri, Turquía, en el seno de una familia cristiana, en el año 439.

El padre de San Sabas era oficial del ejército, y en sus largas ausencias solía llevarse a su esposa, dejando al niño al cuidado de unos tíos que lo maltrataban mucho.
Cuando sus progenitores regresaron de la guerra, fue para saber que Sabas había huido y se había refugiado en el convento de San Basilio de Mutalasca, de donde ya no quiso salir.
Según la tradición, a los 18 años de edad se dirigió a Jerusalén con el propósito de encontrar a San Eutimio el Grande, el santo anacoreta, y convertirse en discípulo suyo.
Luego de la muerte de su maestro, con quien había pasado varios años de vida eremítica en Jordania, San Sabas se encaminó de vuelta rumbo a Jerusalén, estableciéndose en el valle de Cedrón.
En una cueva en un acantilado escarpado, a la que sólo podía llegar trepando por una escala de cuerdas, San Sabas decidió vivir ahí en soledad, con extremos rigores de ermitaño.
Acaso la escala llamó la atención de otros que buscaban el mismo tipo de vida, pero el resultado fue que San Sabas empezó a verse rodeado de muchos que lo buscaban como ejemplo y guía.
Se formó así una peculiar congregación monástica conocida como la “gran laura”, donde San Sabas llegó a tener hasta 150 discípulos. Este monasterio, llamado Mar Saba, es el más antiguo que se conserva en Israel.
En el año 492, a los 53 años de edad, San Sabas fue ordenado sacerdote, y el patriarca Elías de Jerusalén lo nombró Archimandrita, o sea superior de todos los anacoretas de Palestina.
San Sabas fundó varios monasterios, procurando en todos que se viviera con rigor muy estricto, lo cual le valió numerosos opositores.
Falleció en su “laura” a la edad de 93 años, en el año 532.