.

.

.

.
HACER CLICK PARA ENTRAR

.

.
HACER CLICK PARA VOLVER AL SANTORAL

San Bonifacio de Creditón
obispo y mártir
680 - 754



Creador del Árbol de Navidad
 "Patrono de Inglaterra, Turinga  y Países Bajos"
"Protector de los cerveceros, de los sastres y de los petroleros"


Nació en Crediton, en el condado de Devonshire, Inglaterra, en el seno de una familia noble, en el año 672; su nombre de pila fue Winfrido.

El futuro San Bonifacio estudió en un monasterio en Exeter. Más tarde tomó el hábito benedictino en Nhutscelle, la actual Nursling. Fue maestro de gramática y poesía, y autor de la primera gramática inglesa de la lengua latina, así como de numerosos poemas. Sin embargo, cambió la enseñanza para realizar su vocación de misionero.
Winfrido realizó sus primeros intentos evangelizadores en Frisia, en los Países Bajos, en 716, con poco éxito. Entonces el obispo de Utrecht, Wilibrodo, lo envió en 718 a Roma con una embajada, para entrevistarse con el papa, San Gregorio II. Al conocerlo, el pontífice le pone el nombre de Bonifacio, y lo nombra apóstol evangelizador de los pueblos alemanes.
Así regresó San Bonifacio con su comisión a lo que ahora es Alemania, pero que entonces era una multiplicidad de autonomías y pueblos emparentados. Viajó de Frisia a Turingia, realizando importantes conversiones entre los sajones.
En Hessen derribó un enorme roble que los locales consideraban sagrado. Al ver a San Bonifacio acometiendo el tronco con el hacha, huyeron despavoridos, temiendo un castigo de sus deidades, pero al ver que nada ocurrió escucharon dócilmente el mensaje de Cristo.
Entre Hessen y Turingia San Bonifacio fundó la importante abadía de Fulda, que sería eje de la vida religiosa en Alemania durante la Edad Media.
En 732, el nuevo papa, San Gregorio III, lo llamó a Roma, y en reconocimiento a sus servicios lo nombró arzobispo y vicario papal al oriente del Reino de los Francos, con la facultad de erigir obispados.
San Bonifacio comenzó entonces su importante labor evangelizadora en Baviera y Sajonia, fundando entre otros los obispados de Passau, Freising y Regensburg, y estableciendo la sede de su arzobispado en Mainz.
De edad avanzada San Bonifacio regresó a Frisia, donde su labor juvenil había fracasado. La congregación religiosa de Dokkum se había reunido para celebrar la Misa de Pentecostés, cuando una horda de bárbaros frisones asaltó el lugar y pasó por la espada al medio centenar de fieles que se encontraban ahí, entre ellos San Bonifacio, era el año 754.
A Bonifacio se le atribuye la invención del árbol de Navidad. Según la leyenda, cortó un roble decorado, consagrado a Thor; y lo cambió por un pino, cambiándole su significado por completo.