.

.
HACER CLICK PARA ENTRAR

+

+

.

.
HACER CLICK PARA VOLVER AL SANTORAL

 



17 de septiembre

Doctora y Fundadora
1098-1179
VMRF




Santa Hildegarda de Bingen O.S.B. fue abadesa, líder monacal, mística, 
profetisa, pintora, médica, compositora y escritora alemana. 
Es conocida como la sibila del Rin y como la profetisa teutónica. 
Santa Hildegarda de Bingen, fue nombrada Doctora de la Iglesia 
en 2012 por Benedicto XVI.



Nació en el castillo de Böckenheim, en Bermersheim, en el actual estado alemán de Renania- Palatinado,en el año 1098. Santa Hildegarda fue la última de los diez hijos de la noble familia de Hildeberto de Bermersheim y su esposa Mechthild. Al ser la décima hija, desde su nacimiento fue ofrendada en diezmo para la Iglesia. 
Así, desde muy pequeña ingresó al monasterio de Disibodenberg, donde quedó bajo la tutela de Jutta de Sponheim. Santa Hildegarda fue una niña débil y enfermiza, que a veces tenía dificultades para ver y caminar.
Sin embargo, desde tierna edad Santa Hildegarda de Bingen fue favorecida con el don de las visiones, muchas de las cuales eran proféticas. A veces las oía acompañadas de música, pero sin nunca entrar en éxtasis ni en abandono del mundo.
A la muerte de Jutta en 1136, Hildegarda fue nombrada su sucesora como abadesa, si bien terminó retirándose hacia 1147 con 18 hermanas a un monasterio propio que ella misma fundó cerca de Bingen.
Santa Hildegarda tuvo un periodo de visiones más intenso a los 42 años de edad, durante el cual recibió la consigna de poner por escrito las visiones que tuviera a partir de entonces. Tomando como amanuense al monje Volmar, quien recibía sus dictados, el ejercicio tuvo como resultado su primer libro, Scivias (Conoce los caminos).
Hildegarda de Bingen fue una mujer extraordinaria. En un mundo eminentemente masculino, destacó no sólo por sus dones místicos, sino también por sus facultades intelectuales y creativas.
Además de la vía epistolar, Santa Hildegarda de Bingen realizó también varios viajes de predicación para hacer valer su opinión, criticando entre otras cosas la corrupción eclesiástica. Tampoco en esos tiempos era común que una abadesa saliera de su convento para predicar abiertamente.
Por otro lado, además de ser una prolífica escritora no sólo de tratados de teología, sino también de medicina y ciencias, fue inventora de la primera lengua artificial que se registra, por lo que se le considera santa patrona de quienes promueven el esperanto como lengua internacional.
Santa Hildegarda de Bingen fue favorecida con el don de la música, y fue compositora de 78 piezas musicales de carácter sacro, agrupadas en un corpus llamado Symphonia armonie celestium revelationum, que se escucha todavía en la actualidad en el repertorio de música culta.

Se cuenta que cuando la polifacética santa falleció a los 81 años de edad, en el cielo aparecieron dos brillantes arcos multicolores que se acomodaron para formar una cruz luminosa,era el año 1179.