.

.

.

.
HACER CLICK PARA ENTRAR

.

.
HACER CLICK PARA VOLVER AL SANTORAL

8 de Octubre
San Simeón el anciano
patriarca
s I



San Simeón vivía en los tiempos de Jesucristo. Según el Evangelista Lucas, Simeón recibió la promesa del Espíritu Santo de que no iba a morir sin ver al Mesías. 
Según la tradición, él fue uno de los 70 traductores que traducían los libros de la Santa Biblia del hebreo al griego para la biblioteca del rey de Egipto Ptolomeo Filadelfo. Cuando Simeón estaba traduciendo las profecías de Isaías sobre el nacimiento del Emmanuel (Mesías) de una Virgen, él dudó sobre la exactitud de la profecía y quiso cambiar la palabra “virgen” por “mujer.” En este momento tuvo una revelación del Espíritu Santo, que le dijo que no debería cambiar la profecía y que él no moriría hasta que viera el cumplimiento de esta profecía de Isaías sobre el nacimiento del Mesías precisamente de la Virgen.Cuando el Niño Divino nació y fue traído al Templo, Simeón recibió la revelación del Espíritu Santo y finalmente vió al Niño, al Salvador.
Al llegar al Templo el santo anciano no solamente vio al Niño prometido y a su Purísima Virgen Madre sino que también pudo tomar al Niño en sus brazos.
Es entonces cuando San Simeón pronunció aquellas inmortales palabras que tan a menudo se escuchan durante los oficios religiosos de las vísperas: “Ahora despides en paz a tu siervo, Señor, según tu palabra, pues han visto mis ojos tu salvación, que has preparado a la vista de todos los pueblos, luz de revelación para las naciones y gloria para tu pueblo Israel.”