.

.

.

.
HACER CLICK PARA ENTRAR

.

.
HACER CLICK PARA VOLVER AL SANTORAL

11 de Octubre
Santa María Soledad Torres Acosta
Fundadora
1826-1887




Nació en Madrid en 1826, en una familia sencilla. Sus padres eran Antonia Acosta y Manuel Jiménez Torres. Fue bautizada con el nombre de Bibiana Antonia Manuela Torres Acosta.

De pequeña ya se sintió atraída por la vida religiosa. Ayuda a la congregación de las Hijas de la Caridad, que mantienen una casa para personas mayores necesitadas en la parroquia de San Martín. Mientras tanto, asiste a una escuela gratuita.
A los veinticinco años, quiso entrar en una comunidad de monjas dominicas, pero tenía que esperar a que hubiera lugar. Oyó hablar entonces de la idea de un sacerdote de Chamberí, Miguel Martínez y Sanz O.S.M., que quería hacer un grupo de mujeres que tuvieran cuidado de enfermos sin recursos, los mismos domicilios de los necesitados y que, si llegaba el caso, les ayudaran a prepararse para una buena muerte. Fue admitida en el proyecto y, con seis compañeras más, tomó el hábito de la nueva congregación el 15 de agosto de 1851, cambiando su nombre de pila por el de María Soledad. Nacían así las Siervas de María.
La comunidad llegó a tener, en 1853, veintidós miembros, pero pronto tiene problemas para subsistir, además, la dureza de la tarea hace que cuatro de las hermanas de la fundación inicial lo abandonen (dos ya habían muerto). Finalmente, en 1856, Miguel Martínez también deja la asociación. Soledad se convierte entonces la única fundadora que queda y superiora de las doce religiosas que, en tres casas (Madrid, Getafe y Ciudad Rodrigo), forman la congregación.
El 13 de noviembre de 1856, el nuevo director Francisco Morales cambió de superiora, mientras que el cardenal de Toledo pensaba en suprimir la congregación. En 1857, sin embargo, el nuevo director, Gabino Sánchez, capuchino, volvió a llamar Soledad como superiora. Entre los dos redactaron unos estatutos y, con el apoyo de Isabel II de España, evitaron la supresión.
La congregación fue aprobada en 1876 por León XIII. Se difunde por toda España y América: en 1875 abrió casa en Cuba y, después en Santander, Almería, Zaragoza, Puerto Rico,1 etc. Entre 1887 y 1887 fundaron en 29 casas. Además, se ocuparon del Hospital de San Carlos del Escorial.