.

.

.

.
HACER CLICK PARA ENTRAR

.

.
HACER CLICK PARA VOLVER AL SANTORAL

10 de Junio de 2016
¡CONTEMPLEMOS!

Obra de Amor VMRF
Historia de los Mariavitas de los "últimos tiempos"

IV
¡CONTEMPLEMOS!

Contemplar es orar y para orar primero hay que mirar y en Él-mirar La Contemplación del ver. Miramos, pero... ¿Cuántas veces vemos? 
¿Vemos? Imprescindible para eso, mirar primero. Pero ¿vemos? No siempre y si vemos, ¿qué vemos? Seguro, lo que cada uno puede, según arte del entendimiento, distinto para cada entidad, limitación siempre, el alcance del pensar...
A veces vemos y nos quedamos en la visión del que ve, en la sorpresa, en la parálisis del que se detiene para ver "eso" que ve. Ver, no siempre es "visión". Visión requiere de "La", para concebir contemplación: hacer de lo que se ve un estar. Quiere decir, estar en La Visión, no ser "ausente". ¡Ser! Y Él-ser en el "estar".

¡Contemplemos! Entremos en Lo que vemos, para contemplar. Sin embargo contemplar es, pasar velos y los velos se rasgan para pasar, no se levantan, se atraviesan. Atravesar es "dolor", porque siempre algo, se rompe. No se rompe lo que se ve, se rompe el que ve, de lo contrario no Le podría contemplar en lo que ve.

¡Contemplemos! No hay contemplación sin discernimiento, no como estado de conciencia; sí con la certeza propia del que siente amor, cuando contempla Él-Amor.

¡Contemplemos! no hay contemplación sin amor. No hay contemplación que requiera comprensión, no hay contemplación que nos deje fuera. Toda contemplación involucra, haciéndonos parte de lo que se ve; formando parte nosotros, de lo que contemplamos. No se puede contemplar sin participación, el que contempla está en Lo contemplado. Eso que ve, es lo que hay de Él-mismo él, en el espacio que contempla.
¡Contemplemos! Se nos impone La-visión. No es nuestra, pero es para nosotros, "los visionarios ven", lo que tienen dentro, cuando lo que tienen se convierte en Él-afuera.

¡Contemplemos! Sólo se puede desde el único lugar en donde discernimiento existe, donde razón no es necesaria.

¡Contemplemos! La visión de Dios se nos impone.

¡Contemplemos! Porque Dios se muestra y no sólo nos permite ver, sino entender, discernir, saber sin argumento.

Contemplemos La-Vida que siempre se impone, cuando La-vemos. Contemplemos La Vida en la vida, en toda vida descubramos al que vive siempre. 
Contemplémosla involucrémonos, entremos en la vida, suframos el desgarro para sentirnos y así ser parte de La contemplación.

Contemplemos Él-Amor que vive en todo lo creado. Solo Él-Amor de Él podrá despertar el ansía de contemplación. Contemplar es entrar en Él-Amor para sin saber, pasar a ser Él-amado. 

El único espacio de contemplación es el corazón, por eso, para ver, es necesario amar y para amar, hay que poner el corazón afuera. No para adentro, para afuera Él-Latido.

Late corazón: inspiro Él-aire que alimenta Él-afuera y exhalo a todos en mí, desde mi aire, desde Él-adentro, que contiene a todos, exhalo la vida que es para todos...

¡Contemplemos La Creación! ¡Amemos en totalidad! Aspiremos La-Totalidad, para exhalar-Lo Todo. 
¡Pongamos corazón! 

+MEM o.m. VMRF