.

.

.

.
HACER CLICK PARA ENTRAR

.

.
HACER CLICK PARA VOLVER AL SANTORAL

Santa María Francisca
Madre Fundadora del Mariavitismo
Obra de la Misericordia



Dios eligió revelar esta Misericordia Divina a la Madre Marie Francoise, la fundadora de la Congregación de los sacerdotes Mariavitas y la Superiora General de las Hermanas Mariavitas de la Adoración del Santísimo Sacramento. Esto se produjo el 2 de agosto de 1893 en la ciudad de Plock, en Polonia.
En aquel entonces la Madre Marie Francoise recién había recibido la santa comunión; su espíritu de repente se desprendió de ella y subió hasta la majestad de Dios. Una luz inconmensurable encendió su alma. Luego le fue mostrada la aflicción del mundo y de los últimos tiempos.
El señor Jesús le dijo:
"Para cumplir con la adoración del Santísimo Sacramento, deseo que sea creada una congregación de sacerdotes cuyo nombre sea Mariavita. Su lema será el siguiente: Todo por la mayor gloria de Dios y por el honor de la Santísima Virgen María. Estarán constantemente bajo la protección de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, pues su ayuda es necesaria para permitirles luchas frente a los continuos ataques en contra de Dios y de la Iglesia"
"En este día de la Santísima Virgen maría de los Ángeles, recibe tú también la Revelación de la Gran Misericordia para el mundo de hoy, tal como San Francisco, quien recibió una gracia grande para la humanidad. Este día debe marcar el nacimiento de la Congregación Mariavita.
Los días 8 y 9 de agosto de 1920, la Madre Marie Francoise anunció a los Obispos Mariavitas y a los sacerdotes, que su muerte se aproximaba, y luego habló así "Aquel que olvida la salvación en la Iglesia, puede obtener la Misericordia en el Mariavitismo, pero aquel que renuncia a la Misericordia será tocado por la Justicia"
Ella pidió que una Santa Misa fuese celebrada por la Misericordia y porque ella tuviese una muerte feliz. El 23 de agosto de 1921, a las cuatro de la mañana, en presencia de los cuatro padres, a los que llamaba los pilares, y dos hermanas, rindió su alma a Dios.