.

.

.

.
HACER CLICK PARA ENTRAR

.

.
HACER CLICK PARA VOLVER AL SANTORAL

Santa Benita o Benedicta 
 mártir
s.I


Cuenta la tradición que Benita nació en Zaragoza. España, y que a muy tierna edad se trasladó con sus
padres a Roma. A pesar de que sus padres no eran creyentes, recibió las aguas del bautismo en su adolescencia. Asistía a la Eucaristía en las catacumbas con numerosos cristianos, de quienes recibió su educación religiosa y aprendió con facilidad los misterios de la religión Católica.
En aquel tiempo la persecución en contra de los cristianos era cruel y encarnizada, por lo que debían ser muy cuidadosos para no ser descubiertos cuando se desplazaban a sus escondites a alabar al Señor, y a recibir su adoctrinamiento de la palabra de Dios.
Benita o Bonosa, como la llamaban su hermanos los cristianos, fue descubierta por los esbirros de Nerón el tirano emprendedor que gobernaba Roma: y habiéndola llevado a su presencia procuró por varios medios obligarla a renunciar a su fe y apartarla de los demás cristianos prohibiéndole acercarse a ellos. Como Benita no aceptó ninguna de sus proposiciones y halagos, enfurecido, el emperador, ordenó, que la azotaran para obligarla a cambiar de parecer; luego la mandó a la cárcel donde estuvo siete días sin comer ni tomar gota de líquido. Al cabo de ellos, creyéndola muerta, la mandó a sacar y para sorpresa de los guardianes de la prisión y de los demás de la corte de Nerón, entre ellos los verdugos que la habían azotado, la encontraron más alegre y radiante que antes de la tortura. El tirano dispuesto azotarla de nuevo hasta tres veces; luego la mandó a una casa de prostitución. De todos estos momentos la sacó perseverante su fe en Jesús nuestro Señor, como lo expresaría la misma Benita antes de ser decapitada.
Después de haberse saciado con los diversos tormentos a que la sometieron sus verdugos, y como Benita cantaba y oraba al Señor en medio de sus sufrimientos. decidieron cortarle la cabeza.
En el año 75 fue su martirio.