.

.

.

.
HACER CLICK PARA ENTRAR

.

.
HACER CLICK PARA VOLVER AL SANTORAL

San Brandán,el navegante
misionero
s.V


"Patrono de los marinos"


Brandán el Navegante, en irlandés Breandán, o Brendán, también llamado Brandano, Barandán o Borondón, fue uno de los grandes monjes evangelizadores irlandeses del siglo VI. Abad del monasterio de Clonfert (Galway, Irlanda) que fundó en el 558 ó 564, fue protagonista de uno de los relatos de viajes medievales más famosos de la cultura gaélica medieval, relatado en la Navigatio Sancti Brandani, una obra que fue redactada en torno a los siglos X-XI.




Biografía



Perteneciente a la tribu de los altraiges de Kilkenny, descendiente de la estirpe de Edganacht, nació cerca de Tralee, en el Condado de Kerry por el año 460 ó 484. Su padre se llamaba Findlugh. Fue bautizado por el obispo Erc de Dungarvan, en el Condado de Waterford quien se aseguró de que un año más tarde Brendan fuera entregado al cuidado de Santo Ita en Killeedy.



A la edad de dieciséis años Brandán volvió con Erc, quien continuó su educación por varios años más, antes de complacer el deseo del muchacho de dejarle marchar para estudiar bajo la custodia de otros hombres santos.



Erc, posteriormente le volvería a requerir para “ordenar a su pupilo como sacerdote”, y Brendan volvió para esta ceremonia. Entre los santos irlandeses visitados por Brendan estaban Finnian de Clonard, Enda de Aran y Jarlath de Tuam.



Inmediatamente Brendan atrajo a sus discípulos y establecieron un número de monasterios en Irlanda. El más famoso será Clonfert, en el Condado de Galway, que fue fundado alrededor del año 560, hacia el final de la vida del santo. Clonfert se convirtió en una de las escuelas monásticas más grandes de Irlanda y aguantó hasta el siglo XVI.



Sus biógrafos dicen que su reglamento fundacional, llamado la regla, le fue dictado por un ángel. El hecho es que el monasterio creció extendiéndose su fama más allá de la isla. La fama de navegante y descubridor de tierras para la fe hizo crecer su popularidad rápidamente. Llegó a albergar a 3.000 monjes irlandeses, escoceses, ingleses, galeses, bretones y del resto del continente. También fundó monasterios en el Condado de Kerry, en Ardfert, cerca de Tralee, al pie del Monte Brandon, con el mismo éxito. Posteriormente continuó su ministerio por 3 años en Inglaterra y Gales fundando centros de fe. A su regreso a Irlanda prosiguió su actividad fundadora. De sus últimos días legó escritos sobre la Vida y los Tiempos de Santa Brígida.



No hay razón para negarse a aceptar el dato de que el santo no murió en Clonfert, sino que Dios le llamó a Sí cuando se hallaba de visita en el convento de Enach Duin, del que su hermana Briga era abadesa. Después de celebrar el santo sacrificio, san Brendán dijo: «Encomendad mi viaje en vuestras oraciones». Briga le preguntó: «¿Qué es lo que temes?» Brendán replicó: «Como voy a partir solo y el camino es oscuro, temo las regiones desconocidas, la presencia del Rey y la sentencia del Juez». Previendo que el pueblo querría conservar sus restos, san Brendán ordenó que no se diese la noticia de su muerte y que sus restos fuesen transportados a Clonfert en una carreta, como si fuese su propio equipaje que él enviaba por delante. Murió hacia el año 578.